EL CIEN PIES HUMANO




Prohibido en Reino Unido, etiquetado como satánica en Australia y apodada «la película más repugnante de la historia», el director holandés Tom Six usó el viejo truco de «100% médicamente preciso» para buscar polémica, añadiendo ofensa adicional al evocar al fantasma de los experimentos nazis.

Inspirada por una broma en la cual Six se preguntó “¿Cual sería el castigo más extremo que se le pudiera poner a los pedófilos?”, como muchos conoceréis, el castigo que le parecía lo más apropiado consistía en unir quirúrgicamente a tres personas desde la boca hasta el ano, de tal forma que compartan el mismo sistema digestivo.

A pesar de muchas malas críticas en los medios convencionales, no tardó en convertirse en una película de culto y la secuela 2011 llegó a causar aún más controversia, con varios periódicos preguntando si la película debería estar prohibida indefinidamente.


VER PELICULAS